domingo, 19 de noviembre de 2017

¡Mamá, yo también voy...a Alemania!



Si alguno de tus peques hace este año su Primera Comunión,  se ha portado tan bien que pensáis celebrarlo con un viaje en familia, y ya habéis estado o no os convence Disney, te propongo este viaje que hice yo con los míos, cuando la Primera Comunión de mi hijo mayor.

Se trata de la visita al parque Playmobil Fun Park en Zindorf, (Alemania, a dos horas de Münich). Aclaro antes de nada, que no es un parque de atracciones, por lo tanto si eres de los que no te gustan las vueltas, la velocidad, las alturas... este es tu Parque!. Todo un mundo playmobil a tamaño real, donde niños y mayores jugarán sin parar durante toda la jornada. Puedes entrar en la comisaría, en la casa de la granja, subirte al helicóptero....y hasta en el barco pirata!!. Un día inolvidable que nosotros complementamos con visitas a las ciudades vecinas durante los 4 días de nuestra estancia en Münich.

El viaje tuvo lugar en Agosto de 2015. Nuestro vuelo directo con Tuifly fue Jerez - Múnich. En apenas 3 horas y media ya estábamos en nuestro destino. Múnich. Como ya sabéis, a mi me gusta, aunque suba un poco el presupuesto, coger coche de alquiler, es lo mas cómodo para ir con niños, no soy nada amiga del estrés ni del "corre que te pillo". Cumpliendo con nuestro programa a nuestro ritmo, y sobre todo al de ellos. Pero si optas por el transporte público, del aeropuerto sale un tren de cercanías, la línea S8, que te lleva al centro de Múnich.

DIA 1. LUNES 17 DE AGOSTO DE 2015
A las 12.55 llegamos al aeropuerto de Múnich. Cogimos nuestro coche de alquiler, y nos dirigimos directamente al hotel. Novotel Munchen City, a unos veinte minutos andando del centro de la ciudad. Una vez registrados y soltado el equipaje en nuestra habitación, nos dirigimos andando al centro de la ciudad, hasta encontrarnos con la maravillosa Marienplatz (La plaza de María).




La Marienplatz, es la plaza principal de Múnich,  sobria y para mi gusto un poco oscura. El color lo aportan los geranios rojos y la columna dorada que preside la plaza en honor a Santa María.

La plaza también cuenta con una pequeña fuente que se ha convertido en uno de los puntos de encuentro más populares de la ciudad. Y por supuesto, es en la Marienplatz donde se encuentra el Ayuntamiento de Múnich.  A ciertas horas en punto, en el reloj de la torre del Ayuntamiento se mueven unas figuritas que recrean escenas de la historia de Múnich. Esto les encantará a los niños.

Reloj de Munich
                                                  
De la plaza, abarrotada de gente, nos dirigimos al mercado Viktualienmarkt. Es un colorido mercado, donde puedes adquirir verduras, frutas, quesos, flores.... y un sinfín de productos típicos. Muy frecuentado por turistas y locales. Juega con tus hijos a descubrir ¿qué es qué?  ¡¡El idioma lo pone difícil!!!



En el mismo mercado nos dimos un merecido descanso (habíamos madrugado mucho) y no pudimos resistir la tentación de probrar las típicas salchichas Frankfurt acompañada de la típica también cerveza alemana. En un puesto dentro del mismo Viktualientmarkt y en unos bancos  y mesas de madera alargadas que compartes  con otros comensales, disfrutamos de nuestro pequeño banquete.


Con el estómago calladito, y paraguas en mano pues la lluvia decidió visitar Múnich esa tarde también, nos decidimos a dar un paseo por el centro histórico.
Nuestro paseo nos llevó a conocer rincones tan bonitos como estos:





Entre lo que visitamos estaba la Iglesia de San Pedro, la Odeonplatz con los bonitos jardines que la rodean. Fue aquí donde nos llamó mucho la atención que las fachadas de los edificios simulan la piedra antigua. ¡Pero no es real! Está dibujada. Tras la II Guerra Mundial se reconstruyeron los edificios intentando en la medida de lo posible que fueran idénticos a como habían sido antes de los bombardeos, pero claro, con un presupuesto muy inferior. En realidad si no te lo dicen ¡no lo notas!

En la foto se aprecia que el trazo de la piedra está dibujado
                               

Hofgarten, jardines que rodean la Odeonplatz
                                         

Tras este largo paseo, caímos en la cuenta de que aún no habíamos visto la Hofbräuhaus, la cervecería más típica de Múnich. Desandando lo andando, conseguimos dar con ella, con la intención de reponer fuerzas con alguna cerveza típica (para los niños un refresquito, claro) , y de visitar tan ilustre y recomendado local, pero cuando llegamos, estaba abarrotado de gente ruidosa, hablando demasiado alto y riendo a carcajadas, ¡para que luego digan de los españoles!, una locura, la cerveza hace el mismo efecto en todos los sitios. No lo vimos apto para sentarnos con los niños, así que como a pesar de ser agosto la tarde era fría, la decisión fue volver al hotel para tomar algo calentito y descansar, pues el día siguiente era el que nuestros peques esperaban con ilusión.

Fachada de la típica cervecería Hofbräuhaus
                                             
Interior de la cervecería
                                                 

DIA 2. MARTES 18 DE AGOSTO DE 2015.
En la pequeña localidad de Zindorf, Alemania, se encuentra una de las fábricas que la casa Playmobil tiene repartidas por el mundo, y junto a ella, un parque donde niños y no tan niños pueden disfrutar de un día en familia. Zindorf se encuentra al norte de Múnich, unas dos horas aproximadamente en coche, (también hay una línea de tren que te lleva hasta un pueblo vecino y desde ahí un bus que te deja cerca del parque).  La entrada al parque es bastante asequible, 11 euros por persona, precio único para todos independientemente de la edad. Tuvimos la suerte de que ese día lució el sol y nos dejó disfrutar al máximo de todas las instalaciones, pero si no hubiera sido así, disponen de un amplio local techado donde además de actuaciones, tienes a tu disposición toto el catálogo de Playmobil!! Imaginaos, lo que pueden disfrutar los amantes de estos juguetes en un sitio como este.





El parque, como decía al principio es una amplísima zona ajardinada, donde puedes encontrar muchos de los juguetes a tamaño real, pero también, grandes toboganes, tirolinas y  actividades como balsas para cruzar el estanque.


Para muestra un botón, os dejo las imágenes que hablan por si solas:

                                         
La Excavadora
El famoso dinosaurio
       
                                                                        

Entrada a la ciudad medieval

El castillo medieval con sus reyes en el balcón
                                   




El Arca de Noé
                                                    

El país de las hadas

La granja tirolesa
                                                            
La comisaría de policía
                                                    
Circuito de coches dentro de la comisaría
                                         
El parque cierra en a las 7 de la tarde en época estival. Inevitablemente pasamos por la tienda Playmobil, ¡son precios de fábrica!, así que los niños se dieron algunos caprichos con sus ahorros. La lástima es que sólo venden online dentro del territorio nacional alemán, porque la diferencia con las jugueterías convencionales es mucha, realmente merece la pena.
Como  a las siete aun hay claridad suficiente en el sur de Alemania, en esta época del año claro, decidimos aprovechar las ultimas horas de la tarde para visitar Núremberg. A veinte minutos de Zindorf. De ensueño.

Núremberg, fue una ciudad muy castigada durante la II Guerra Mundial, su destrucción fue del 90%, pero gracias al esfuerzo de los habitantes por reconstruirla una vez acabó la terrible guerra, hoy en día podemos disfrutar de una bellísima ciudad con todo el encanto medieval. Como no disponíamos de mucho tiempo, no pudimos descubrirla a fondo, pero aquello que vimos nos enamoró. Destaca el castillo Imperial y todo su casco antiguo. Bellísimo.






DIA 3. MIERCOLES 19 DE AGOSTO DE 2015.
Otra visita obligada si viajas al sur de Alemania con niños, es visitar el castillo de Neuchweinstein, o castillo del rey Luis, el loco (más fácil de recordar y pronunciar).
De entrada comentaros que ¡es el castillo que inspiró a Walt Disney para sus princesas!. Una maravilla de construcción.





En un día de lluvia también, aquí la lluvia no perdona ni el mes de Agosto, nos dirigimos a la localidad de Füssen, pintoresco pueblo del sur de la región de Baviera. Se encuentra en coche a poco más de una hora y media de Múnich. Desde que dejas el coche ya te impresiona la vista del castillo en la cima. Hay que subir andando, unos veinte minutos, que en un día de lluvia se hace un poco duro con los niños (todo hay que decirlo), pero decir también que merece la pena. Los tickets hay que comprarlos antes de subir, junto al aparcamiento. Mi recomendación es sacarlos antes por internet y no esperarás la enorme cola, sobre todo en los meses vacacionales como agosto. Esto para mi fue un acierto total, programarlo con antelación y llegar con las entradas ya compradas, tienes que pasar de todos modos por taquilla para canjearlas pero ¡sin esperar cola!-
Una vez arriba, la perfección alemana, organiza la visita por tiempo, grupos y número. Nadie se cuela, y todo el mundo sabe cuando le toca pasar. Imprescindible visitarlo por dentro, es una visita guiada por el interior del castillo que aún conserva el mobiliario de la época, y escuchar la historia de este hombre te emocionará, ¿estaba realmente loco? ¿ávido  de poder? Puede ser que fuera un tanto ostentoso el muchacho, pero tras escuchar su historia por el guía, yo pienso que más que loco era una mente muy adelantada a su tiempo, que ante la falta de comprensión por sus iguales fue diagnosticado de loco. Pero el castillo gozaba de unos avances que no era lo habitual de su época, todo ideado por el mismo rey, como el sistema de calefacción, que calentaba incluso las estancias del servicio, o la forma de cerrar las ventanas herméticamente para impedir la entrada del frío. Y lo más curioso, que a los 40 años aparece ahogado en un sitio que él conocía a la perfección, no se sabe aún hoy en día con certeza, pero se sospecha que quisieron quitarlo de en medio. Te garantizo que durante toda la visita te parecerá que has ido sin niños. ¡Entusiasmados!
No está permitido hacer fotos en el interior, por lo que no puedo mostraros imágenes.
Una vez lo hayas visitado, si el tiempo te lo permite, puedes pasear por los alrededores y pasar si no tenéis vértigo, por el Marienbrücke, o puente colgante donde se pueden admirar unas vistas increíbles del castillo y su entorno. Yo no sé si me hubiera atrevido, pero como en ese momento estaba cerrado al público por mantenimiento y conservación pues no salí de dudas (aunque confieso que con los niños pequeños me hubiera dado miedo).

Tras la fantástica visita al castillo, bajamos a Fússen, para visitar el pueblo y comer algo.




 Füssen está muy cerca de la frontera con Austria y muy cerca del norte de Italia, abarrotada de turistas de estos dos países vecinos. Un sitio singular, con mucho encanto, y famoso sobre todo por el castillo. De regreso a Múnich, había trazado una ruta para visitar algunos de los pueblos que incluye la Romantische Strasse (ruta alemana que recorre los 16 pueblos más románticos del sur de Alemania). En la ruta, hicimos una parada  en Weiskirche, una iglesia rural nombrada Patrimonio de la Humanidad en la localidad de Steingaden.


Entre las pequeñas poblaciones que visitamos, algunas tan pequeñas que no nos bajamos ni del coche, se encontraban Rottenbuch, Donauwöhrt, Harburg, o Dinkel, todas ellas típicas, rústicas, pequeñas y súper románticas, como sacadas de un cuento, pero la que más no gustó a todos sin dudas fue Landsberg, de la que os dejo estas imágenes




 Muy bonito, con mucho encanto y muy cuidado.

DIA 4. JUEVES 20 DE AGOSTO DE 2015.
Nos encontramos en nuestro último día de estancia en Múnich, como nuestro vuelo salía al mediodía, aprovechamos la mañana para visitar el English Garden. Pulmón verde de la ciudad, donde los locales, pasean, hacen deporte, desconectan, y hasta puedes dar un paseo en barca por el pequeño lago. Nosotros no llegamos a verlo, pero el parque cuenta con un río que forma unas olas artificiales donde los surferos vienen a practicar.






PROGRAMA DE VIAJE:
Día 1: Llegada y visita al centro histórico de Múnich
Día 2: Playmobil Fun Park y Núremberg
Día 3: Castillo de Neuchweinstein y pueblos de la zona
Día 4: English Garden en Múnich y vuelta.

¡Mamá, yo también voy...a Bruselas!

¡Mamá, yo también voy......a París!

Este verano ha tocado París. -¿Mamá, yo también voy? -¡Por supuesto!. Preparamos un programa apto para todas las edades y los gustos de ...

¡Mamá, yo también voy...a Bruselas!