lunes, 31 de diciembre de 2018

¡Mamá, yo también voy de senderos!


Terminamos el año haciendo una de las actividades que más nos gusta, ¡Senderismo!. Disfrutando de nuestras vacaciones juntos, respirando aire puro, cogiendo fuerzas para el nuevo año y compartiendo nuestro tiempo con nuestros hijos, aprendiendo, experimentando, descubriendo...

En esta ocasión elegimos el sendero Pico del Aljibe, partiendo de la Sauceda, en el término municipal de Cortes de la Frontera. 

Es 30 de Diciembre, frío en un día muy ventoso, pero bien abrigados y con el calzado adecuado, nada nos acobarda.

Allá vamos.

Llegar desde Jerez al área recreativa de la Sauceda (en Cortes) pasando por Algar, ya nos deja unos paisajes de ensueño, dignos de cualquier fotografía o pintura. Nos encantan los hermosos parajes que esconde la sierra de Cádiz, no podemos dejar de mirar a un lado y otro de la carretera, y a cada instante ¡mira mamá!, árboles, animales, montañas, lagunas.... todo llama su atención.

                          

Dejamos el coche en un lado de la carretera al llegar al Área recreativa de la Sauceda, accedemos a la zona y lo primero que vemos es una recepción de visitantes, donde en algunos casos debes pedir permiso para acceder, o al menos dejar constancia de cuantas personas van a realizar la ruta.

Tras un tramo de verde arboleda llegamos a la zona de los refugios, donde un grupo de Scouts habían pasado el fin de semana. 


















El pequeño poblado de refugios, que nos hace parecer estar dentro de un Belén, cuenta incluso con una Ermita en ruinas que le da más encanto al lugar.
Tras tomar fotos y un respiro, empezamos con la ruta de verdad, la parte más complicada, pero más hermosa del paraje, un ascenso de casi unas dos horas y media, divido en dos partes por un carril forestal. Os dejo las fotos tomadas durante el mismo, aunque no pudimos coronar la ruta, ya que soplaba fuerte viento de levante que una vez terminada la zona de arboleda era totalmente insufrible. Eso, y el hecho de que vimos una señora accidentada en el camino (se partió un tobillo en su subida), nos hizo plantearnos quedarnos a unos 30 minutos del final. Cuando vas con niños la prudencia es tu mejor compañera de viaje.

















Os animo a vivir experiencias con vuestros niños, compartir momentos, descubrir sitios nuevos...ese es el mejor regalo que pueden traerle los Reyes Magos..... ¡vuestro tiempo!.


domingo, 4 de noviembre de 2018

¡Mamá, yo también voy...de senderos!

 


Tras las primeras e intensas lluvias  del otoño, vuelve a brillar el sol, por lo que ¡inauguramos la temporada de senderismo! Y para estrenarnos este año, elegimos una ruta muy sencilla, sencillísima, apta a cualquier edad, así que sea cualquier sea la edad de tus pequeños puedes hacerla con ellos. No es otra, que la Ruta de los Molinos de Vejer, en la pequeña aldea de Santa Lucía.
 
 
Apenas dos horas (paradas para fotos incluidas) es lo que lleva realizar este recorrido circular que te devuelve al punto de partida.
 
Empezamos junto al aparcamiento habilitado para los senderistas que eligen esta ruta.
 

 

 La ruta tiene dos partes, una zona ascendente que va mostrando antiguos molinos de agua, alrededor de los cuales, la espesa vegetación ha creado un microclima y unas estampas dignas de fotografiar.

 



 

 







 
Una vez disfrutadas las vistas de Vejer que ofrecen los restos de los molinos, y del verde paisaje, la segunda parte de la ruta, transcurre por un carril llamado "Camino de Cabraverde" este camino termina en la carretera de Vejer, hay que andar un tramito cerca de la carretera hasta que nos adentramos otra vez campo a través camino de Santa Lucía.
 
 
 
 
 

 
 





 No lo dudes, aprovecha los fines de semana y festivos para hacer rutas con ellos, desconectar de la rutina, descubrir cosas juntos, disfrutar de la naturaleza, perderos en la ruta, claro! por qué no? eso le da un punto de diversión que ellos no desaprovechan.
 
 
 
 


¡Mamá, yo también voy...a Bruselas!

¡Mamá, yo también voy de senderos!

Terminamos el año haciendo una de las actividades que más nos gusta, ¡Senderismo!. Disfrutando de nuestras vacaciones juntos, respiran...

¡Mamá, yo también voy...a Bruselas!