jueves, 7 de marzo de 2019

¡Mamá, yo también voy.... a La RIoja!



Cuatro días festivos por delante, un grupo de buenos amigos y un plan de visita a la Rioja, son los ingredientes perfectos para ponernos nuevamente en marcha. 
Hablamos de La Rioja y lo primero que nos viene a la mente son rutas enológicas, que nos hacen pensar que no es un viaje apto para niños, pero La Rioja, no es solo vinos, es también viñas, arte, cultura, artesanía y gastronomía, y tiene mucho que enseñar a los niños y adolescentes de nuestro grupo ... entonces, "¡Mamá, ¿yo también voy?! - ¡Por supuesto que sí!"

Para mí, un viaje empieza en el momento en el que pones fecha y destino, y lo disfruto desde que empiezo a "bichear" para hacer un programa que se adapte a todas las edades y a todas las personalidades del grupo, con el fin de aprovechar el tiempo al máximo sin que resulte agotador. Y este fue el resultado:



DÍA 1: JUEVES 28 DE FEBRERO:

Nos ponemos en carretera bien temprano pues nos esperan más de 900 kms, atravesando la Ruta de la Plata. Hacemos un alto en el camino en Aranda de Duero para visitar a unos amigos y de camino una bodega de la D.O. Ribera del Duero, Bodegas Valdubón,  donde Javier Aladro nos hizo una visita personalizada y muy amena apta para todos, haciendo sacas directamente de los depósitos y dándonos una clase introductoria in situ sobre  tonos, aromas y sabores del vino, esto último obviamente solo para mayores.


Viñedos a la entrada de Bodegas Valdubón. Aranda de Duero
Tras unas degustaciones y un tentempié, nos dirigimos al centro de Aranda de Duero, donde habíamos reservado para reponer fuerzas de tan largo camino en el Lagar de Isilla, donde también visitamos su bodega subterránea, y tras dar un paseo por el centro, nos ponemos otra vez en marcha hasta Agoncillo, pequeña localidad a unos 15 kms de Logroño, donde Villa Merenciana será nuestro campamento base estos días.

Iglesia de Santa María en Aranda de Duero

Villa Merenciana, en Agoncillo. (Logroño)
DÍA 2: VIERNES 1 DE MARZO.- LA RIOJA ALTA

El despertador suena temprano para todos, y hasta las más pequeñas de la casa nos sorprenden al levantarse sin previo aviso y dispuestas con ilusión a aprender más sobre esta comunidad.
Haro, capital de la Rioja Alta, y famosa por bodegas como Cune o Muga, es la primera parada de este día. En Haro en la Plaza de la Paz encontramos el Ayuntamiento, edifico del siglo XVIII, en su parte inferior, entre los arcos pudimos ver dos andanas de botas con las firmas de las bodegas de Haro y su comarca.
Plaza de la Vega en Haro

Ayuntamiento de Haro
El centro de Haro, denominado La Herradura, se recorre en un agradable paseo, pasando por la Basílica de Nuestra Señora de la Vega y la Iglesia de Santo Tomás. Callejeando vemos también las fachadas de casas-palacios, la mayoría de estilo plateresco y con el escudo nobiliario de la familia a la que pertenecieron. Merece la pena subir al mirador para observar el Barrio de la Estación, donde se concentran la mayoría de sus conocidas bodegas. 
Barrio de la Estación, desde el mirador


El centro histórico de Haro, posee también un museo al aire libre, que no es otro que unas ocho esculturas de bronce repartidas en varias plazas y calles, y que representan oficios artesanales y tradicionales relacionados con la cultura del vino. Y es aquí donde adaptamos la visita a los niños, organizándoles un juego: Repartimos un sobre a cada  niño que contiene ocho tarjetas personalizadas con el nombre de cada uno de los oficios y una breve descripción a modo de pista. Los niños, siempre en grupo, van buscando las esculturas repartidas por toda La Herradura, una vez halladas van poniendo cada uno la tarjeta que creen corresponde a ese oficio. Y ¡unas chuches para quien haya acertado!. Es una forma de aprender  jugando sobre la cultura del vino, ¡y lo han disfrutado muchísimo!.




Nuestro próximo destino se encuentra a unos diez minutos en coche, en la pequeña localidad de Ollauri, donde teníamos reserva para visitar Bodegas Beronia. En Beronia, de la mano de Leticia,  nuestra guía, pudimos conocer a fondo todo el proceso de elaboración de un buen rioja, desde la cepa a la botella. Leticia supo adaptar la visita a los más pequeños para que también ellos la disfrutaran, y prueba de ello fue las innumerables preguntas y curiosidades que se les fueron ocurriendo durante la misma.








Tras el almuerzo en la Taberna de Ollauri, nos dirigimos hacia Santo Domingo de la Calzada, donde la imposibilidad de verlo todo nos hace decantarnos por visitar únicamente La Catedral. Parada obligada para todo peregrino que se dirija a Santiago de Compostela. Dentro de la Catedral se recuerda constantemente uno de los milagros que hizo el Santo, evitando la muerte a un joven condenado a la horca por un robo que no había cometido, y como prueba de ello hizo que revivieran un gallo y una gallina después de asados y que ya estaban dispuestos para un almuerzo. En recuerdo de aquello existe un gallinero dentro de la Catedral. ¡Juega con los niños a encontrarlo!
Gallinero dentro de la catedral de Santo Domingo de la Calzada

Sepulcro de Santo Domingo de la Calzada

Interior de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada

Patio interior de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada


En Santo Domingo de la Calzada se respira camino por todos sus rincones. Puedes visitar el Antiguo Hospital de Peregrinos, convertido hoy en Parador Nacional de Turismo, y la casa de la cofradía del Santo y actual albergue de peregrinos. 

Aunque va cayendo la tarde y el cansancio empieza a notarse, no queremos dejar de acercarnos a la bella localidad de Ezcaray. Callejear por su calles es lo mas recomendable para quedarte con una estampa de esas que te recuerdan que tienes que volver para empaparte a fondo de su esencia. Y si tienes tiempo pasa por la Fábrica de Mantas. ¡Solo con mirarlas ya abrigan!. Con un pequeño paseo por Ezcaray ponemos fin a este día.
Casa típica  de Ezcaray

Ezcaray

Telar artesanal en la Fábrica de mantas



DÍA 3: SÁBADO 2  DE MARZO.- LA RIOJA ALAVESA

Si bonito nos ha parecido lo que hemos visto hasta ahora, los pueblos de la Rioja Alavesa nos han dejado mudos (bueno mudos, mudos, no, que los andaluces nos hacemos notar allá donde estemos).
Empezamos la jornada en Laguardia, villa medieval, considerado uno de los pueblos más bonitos de España. En su totalidad amurallado, por lo que todo el núcleo es peatonal. Así que nos lanzamos a callejear, que es la mejor manera de conocer una ciudad o pueblo a fondo. Destacamos el Ayuntamiento en la Plaza Mayor, donde a ciertas horas (12:00; 14:00; 17:00 y 20:00) su famoso reloj de carrillón deja ver unos simpáticos y típicos bailarines. ¡No dejes de verlo! Es un atractivo para pequeños y mayores.

Placa de bienvenida en cada una de la puertas de acceso a Laguardia

Ayuntamiento de Laguardia


Reloj de carrillón en el ayuntamiento de Laguardia
Callejeando, llegamos hasta la Iglesia de Santa María de los Reyes, de la que destaca su pórtico. Es necesario tener reserva previa con bastante antelación para visitar el interior pues el aforo es muy limitado. Tras ella la Torre Abacial, de la que habíamos leído ofrece unas espectaculares vistas panorámicas, pero está temporalmente cerrada a visitas, por lo que activamos el plan B, seguir callejeando, hasta llegar al mirador, en pleno casco de Laguardia, desde donde puedes admirar unas bellas vistas de toda la comarca y los montes más próximos.
En Laguardia, capital de la Rioja Alavesa está muy patente, como no puede ser de otro modo, el mundo del vino. Encontrarás numerosos establecimientos relacionados con la viticultura y la artesanía. Destacamos la tienda Pepita Uva donde además de vino y artículos de artesanía relacionados con la vid, puedes apuntarte a una visita guiada o a una cata en directo. Obtuvo el premio al mejor establecimiento enoturístico en el año 2016 otorgado por las Rutas del Vino de España.
Torre Abacial

Tienda Pepita Uva


Fachada del Ayuntamiento con su reloj de carrillón

Típica calle de Laguardia


Unos minutos en coche, y ya estamos en Elciego, pintoresco y típico pueblo también de la Rioja Alavesa. Paseando descubres, como es muy habitual en esta zona, casas palacios de estilo medieval y escudos nobiliarios. Es suficiente un paseo para recorrer sus principales calles, y tras él, visitamos lo que se considera el mayor atractivo de este pueblecito, las Bodegas Marqués de Riscal  La visita guiada a esta bodega, quitando la introducción de su vanguardista hotel, es demasiada técnica para los niños, por lo que en esta ocasión se les hizo un poco pesada. Y a nosotros, la verdad también, o eres un experto en enología, o tanto tecnicismo hace que desconectes durante gran parte de la visita. Eso sí, al final lo ves recompensado con la degustación de dos de sus vinos, y mosto sin alcohol para los peques.

Elciego

Elciego

Iglesia Parroquial de San Andrés

Ermita de Nuestra Señora de la Plaza

Hotel Marqués de Riscal

Visita a bodegas Marqués de Riscal


Tras un "tapeito" en la misma bodega de Marques de Riscal, nos ponemos nuevamente en marcha hacia otros de los pueblos con el distintivo "de los más bonitos de España". Briones. Briones, con la caída del sol sobre sus fachadas, nos cautivó. Un pueblo, que al igual que los otros se recorre  en un paseito, pero con un encanto que no te dejará indiferente. Destacamos en este pueblo la casa más antigua de La Rioja, y el museo de la casa típica riojana, con entrada gratuita, y que muestra a los niños como era una casa típica en la zona, pasando por las distintas estancias, incluyendo la habitación infantil. Destacamos en Briones también, la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, y la Torre del Homenaje, en ruinas, pero con una escalera de caracol que te permite apreciar nuevamente unas vistas maravillosas de toda la comarca riojana alavesa.

Atardecer en Briones

Iglesia Nuestra Señora de la Asunción

Vistas desde la Torre del Homenaje

La casa más antigua de La Rioja


 Última parada de este tercer día de viaje, Logroño, capital de La Rioja. A esta altura del viaje y del día, ya los más pequeños nos piden regresar al campamento base, así que como ellos marcan el ritmo, acortamos un poco el programa y nos limitamos a dar un paseo por la famosísima calle Laurel, archiconocida por su innumerables bares de pinchos y vinos. Una breve visita a la Concatedral de Santa María La Redonda y vuelta a Villa Merenciana.

Concatedral de Santa Maria la Redonda 
Plaza Mayor de Logroño



DÍA 4: DOMINGO 3  DE MARZO.- MONASTERIO DE YUSO

Como siempre que lo pasas bien, el tiempo ha pasado volando, y ya hemos llegado a nuestro cuarto y último día de este viaje. De nuevo, más de 900 kms por recorrer, pero aun tenemos tiempo suficiente para hacer una paradita en San Millán de la Cogolla, y visitar uno de los dos monasterios, Yuso y Suso, nos decantamos por el primero, ya que para su visita no hace falta reserva previa. Es la cuna del castellano antiguo y en su interior puedes ver una réplica del primer libro escrito en  nuestra lengua.

Réplica del primer libro en lengua castellana


Claustro en Monasterio de Yuso

Retablo del Monasterio de Yuso, dedicado a San Millán

Libros de cantos gregorianos



Urna con los restos del Santo 
Sacristía del Monasterio de Yuso



Rosetón por el que entra en la luz del sol en los equinocios de invierno y otoño iluminando
la parte central de la Iglesia.


Con la visita a Yuso ponemos punto final a este viaje. Ahora toca volver a la rutina, porque como le digo siempre a mis hijos, para poder viajar y disfrutar primero hay que trabajar.

Nuestros niños que se adaptan a todo.


Os dejo programa resumido de viaje:
Dia 1: Aranda de Duero.
           Visita Bodegas Valdubón
Dia 2: Rioja Alta.
            Haro
            Ollauri: Bodegas Beronia
            Santo Domingo de la Calzada
            Ezcaray
Día 3: Rioja Alavesa
           Laguardia
           Elciego: Bodegas Marques de Riscal
           Briones
           Logroño
Día 4: San Millán de la Cogolla
            Monasterio de Yuso










































2 comentarios:

  1. Cualquier viaje que haceis, se me apetece harcerlo, por lo bonito y bien que lo describes todo. Sigues así. Gracias por tus relatos viajeros tan instructivos.

    ResponderEliminar
  2. No conozco La Rioja, teniamos pensado ir este invierno, pero al final no pudo ser. Ahora con tu relato tengo más ganas aun de ir. Habra que ir preparando una escapada.
    Gracias.

    ResponderEliminar

¡Mamá, yo también voy...a Bruselas!

¡Mamá, yo también voy.... a La RIoja!

Cuatro días festivos por delante, un grupo de buenos amigos y un plan de visita a la Rioja, son los ingredientes perfectos para ponerno...

¡Mamá, yo también voy...a Bruselas!